martes, 30 de septiembre de 2014

UFO




La ufología (calco del inglés ufology, palabra formada a partir de las siglas UFO, Unidentified Flying Object, en español "OVNI" por ‘Objeto Volador No Identificado’), también conocido en español como ovnilogía, es el estudio del fenómeno ovni a partir del análisis del material relativo al mismo: fotografías, vídeos, presuntos testimonios sobre avistamientos, informes de radar, etc., con el objeto de proponer hipótesis sobre su procedencia.

La ufología es un movimiento de investigación de fenómenos aeroespaciales anómalos, que pueden estar asociados a fenómenos meteorológicos, tecnología aeroespacial humana o posible tecnología espacial de origen extraterrestre; esta se encuentra relacionada con temas tales como los presuntos reportes de abducción, las visitas de dormitorio y los fenómenos de tiempo perdido, así como los círculos en los cultivos" o Crop Circles (ya que una hipótesis atribuye su creación a tecnología extraterrestre), mutilaciones de ganado ocurridas en diferentes países, el proyecto Majestic , etc.
Si bien en algunos casos puede no haber de momento una explicación científica coherente, en muchos otros se ha demostrado que se trataba de hechos falsos o tergiversados, preparados para engañar a la sociedad y tener repercusión pública.



La ufología surgió poco después de la gran oleada de observaciones que trajo el final de la Segunda Guerra Mundial. El 24 de junio de 1947, Kenneth Arnold informó sobre nueve inusuales objetos volantes en formación sobre las Mount Rainer, en Washington. Trató de informar al FBI, pero al encontrar la oficina cerrada se dirigió al periódico local. El periodista Bill Bequette durante la entrevista confundió la forma de los objetos, parecidos a un bumeran, con la descripción del movimiento que parecían hacer, es decir, como platillos rebotando sobre el agua.



La confusión sufrida por Bequette dio lugar al conocido nombre de platillo volante, pero dicha denominación no era del agrado de muchos científicos, entre ellos el astrónomo Josef Allen Hynek.



Tras la observación de Arnold, muchos otros ciudadanos declararon haber visto también objetos sobrevolando el cielo de los Estados Unidos. Ante la posibilidad de que ingenios extranjeros, especialmente soviéticos, estuviesen violando el espacio aéreo estadounidense la administración de Harry S. Truman puso en marcha el Proyecto Singo en 1947, para conocer qué había de cierto en el creciente número de observaciones (Wilding-White, 1977, p. 11).



Dos años después los militares rebautizaron dicho proyecto con el nombre de Proyecto Fastidio, Project Grudge en inglés por el sentimiento que tenían las fuerzas aéreas estadounidenses hacia él (Sagan, 1997, p. 100). Al final del mandato de Truman, 1952, las investigaciones serían encuadradas en el Proyecto Libro Azul. Los gobiernos de Dwight D. Eisenhower, John Fitzgerald Kennedy y Lyndon B. Johnson, quien cerraría el proyecto.


Uno de los directores de dichos estudios, Josef Allen Hynek, dio una definición más genérica para las observaciones, llamándolas Objeto Volador No Identificado, del inglés "Unidentified Flying Object" o "UFO", de donde proviene la palabra "Ufology" y de esta el término español, como se ha dicho. Pese a que la USAF y la mayor parte de los científicos involucrados en el tema concluyeron que tras los ovnis no se oculta ningún fenómeno desconocido de la naturaleza ni son prueba de la presencia extraterrestres, un pequeño grupo de investigadores como el propio Josef Allen Hynek, no estuvieron de acuerdo con estas conclusiones y siguieron investigando por su cuenta.



En el apartado Etimología se ha indicado que la ufología estudia los objetos volantes no identificados, por lo tanto es condición previa la existencia de un "identificador", una persona en la mayoría de los casos. Para tener cierta certeza de estar frente a un ovni se precisa de un informe o relato que no aclare la procedencia de lo visto. Wilding-White (1977,) indicaba que dicho informe o relato debería contener al menos seis apartados básicos:



Localización de la observación con lugar, fecha y hora de la misma.
Datos de la observación donde se indique la longitud y tiempo que duró.


Ubicación del OVNI con información sobre su ángulo en el cielo, su orientación respecto a los cuatro puntos cardinales y un dibujo con la forma del objeto.


Descripción del OVNI aportando la forma, el sonido, el color, el movimiento, el número de objetos y el brillo comparado con otro cuerpo conocido como el Sol, la Luna, Venus (planeta) o similar.


Datos del observador para identificarlo e incluso volver a contactar con él por medio de su nombre, dirección, teléfono...


Condiciones atmosféricas existentes en el momento de la observación, sobre todo el grado de nubosidad, la temperatura, el viento y las precipitaciones, además de cualquier otra considerada interesante.


Dicho informe puede ser complementado con la grabación sonora con el o los testigos, para después transcribirla y repasarlas las veces que sea necesario. 

Pero cuando la observación ha provocado reacciones, como la movilización de algún tipo de medio, resulta de gran importancia reunir los registros que puedan haber dejado dichos medios, caso del informe del radarista o el controlador aéreo, pilotos que hubieran salido en misión de scramble, el tacógrafo de vehículos terrestres si fuera posible y un largo etc.


Si el aparato ha dejado alguna huella, lo que Josef Allen Hynek catalogó como un "encuentro en la segunda fase", se pueden adjuntar fotografías, mediciones, análisis geológicos, biológicos, radioactivos...
Como en tantas otras disciplinas donde la información juega un papel esencial, un punto de gran importancia es la verificiación de los datos recogidos utilizando varias fuentes, además de la principal. Esto es debido a muchos factores, entre ellos a las distorsiones que provoca la percepción y la memoria humana.



Se ha propuesto cambiar el nombre de ufología por el de ufolatría. Para los defensores de dicho cambio la ufología no es una ciencia ni una disciplina, sino una forma de fe religiosa. Dicha petición se asienta en varios puntos, entre ellos un deseo confeso de que las observaciones sean visitas extraterrestres. En cualquier caso la ufología es catalogada por varios autores como Carl Sagan (1997) como una pseudociencia.


De vez en cuando, los periódicos nos sorprenden con la noticia de que un misterioso objeto ha sobrevolado alguna ciudad y los testimonios de personas que aseguran haber sido testigos de las evoluciones de algunos de estos objetos voladores no identificados son numerosos.


El pasado 7 de julio se cumplieron 66 años del llamado “incidente de Roswell”, que llevó por primera vez a la prensa un fenómeno que en los años 90 popularizó la serie de televisión «Expediente X», originando todo tipo de teorías acerca de su origen. Aunque muchos pueden ser explicados perfectamente, es cierto que algunos de estos casos carecen todavía de una explicación clara.


Después de que muchos de esos informes hayan sido desclasificados, en el blog «Cultura Total» recuperan los que probablemente sean los diez avistamientos de ovnis más conocidos, según una lista elaborada por el diario británico «The Guardian». Algunos de ellos siguen hoy sin solución:



1.-Roswell: Este incidente ocurrió en el desierto de Nuevo México en julio de 1947, cuando un un supuesto objeto volador no identificado se estrelló en un rancho cerca de Roswell y es probablemente el más conocido de toda la historia. La leyenda popular apunta a que se trataba de una nave espacial tripulada. Desde finales de los 70, el incidente de Roswell ha sido objeto de mucha controversia y fuente de todo tipo de teorías conspirativas.



2.-Bélgica: Durante más de cinco meses, entre 1989 y 1990, alrededor de 13.500 personas afirmaron haber visto grandes y silenciosos triángulos negros que sobrevolaban distintas regiones del país a baja altura. Los escépticos lo atribuyen a helicópteros o delirios masivos causados por el consumo de patatas fritas con mayonesa.



3.-Westall: En 1966 más de doscientos estudiantes y profesores de dos escuelas de Melbourne vieron un platillo volador que descendió en un campo de hierba y luego ascendió sobre un barrio de las afueras. Por desgracia no existen imágenes de este fenómeno, pero los testigos todavía se reúnen para hablar de ello.



4.-El caso de Kenneth Arnold: El vendedor y piloto de avionetas Kenneth Arnold aseguró en 1947 haber visto de nueve objetos brillantes con forma de plato, volando a velocidades supersónicas cerca de Mount Rainier, en Washington. Esta descripción sirvió a la prensa para acuñar el término “platillo volante” para referirse a estos extraños objetos.



5.-Bracknell: El pasado mes de junio dos discos brillantes fueron fotografiados flotando desde un pub a las afueras de la localidad de Bracknell, en Berkshire (Reino Unido).


6.-Reagan y Carter: Varios expresidentes de Estados Unidos han asegurado haber sido testigos de avistamientos de ovnis. Entre ellos se encuentran Jimmy Carter, que fue objeto de todo tipo de burlas por asegurar haber visto uno de esos objetos en 1973 y su sucesor en la Casa Blanca, Ronald Reagan, que vio un extraño aparato por encima de Petersfield, California, en 1974.



7.-Levelland: En 1957 varios conductores de Texas informaron de que los motores de sus vehículos se habían parado después de que se encontraran con un objeto brillante en forma de huevo, y que solo volvieron a ponerse en marcha después de que el supuesto ovni pasara volando sobre ellos. Una investigación concluyó que se debió a una tormenta eléctrica y una centella.



8.-Phoenix: Varios testigos vieron en 1997 una nave con forma de V y cinco luces esféricas sobrevolar los cielos de Arizona. Para ellos no había ninguna duda de que venía «de otro mundo».


9.-Sao Paulo: Varios aviones militares brasileños fueron movilizados en 1986 cuando los radares detectaron una veintena de objetos sin identificar sobre la ciudad de Sao Paulo. Sin embargo, desaparecieron cuando los aviones encargados de interceptarlos llegaron a la zona. Los expertos atribuyeron este avistamiento a escombros procedentes de la estación espacial soviética Salyut-7.



10.-Teherán: En la madrugada del 19 de septiembre de 1976, un objeto de origen desconocido sobrevoló la capital iraní. Dos aviones F4 Phantom II de la Fuerza Aérea Imperial Iraní que intentaban interceptarlo perdieron las comunicaciones con tierra y el control de los instrumentos del aparato al acercarse a la misteriosa luz, aunque los recuperaron tras alejarse de ella. Los especialistas estadounidenses que investigaron el incidente concluyeron que la falta de experiencia de los pilotos les hizo confundir Júpiter con un ovni, lo que unido al mal funcionamiento de los equipos, explicaría este acontecimiento.